sábado, 28 de marzo de 2009

Propongo un desafío.

Los casos de corrupción que vamos conociendo por parte de este gobierno son graves. Pero es más grave aún lo que los mismos acusan. ¿No son, acaso, librados del partidismo, la toma de posición y las ideologías; la evidencia contundente del estado de la política nuestra. El síntoma claro de que la corrupción es un deterioro inherente de nuestra práctica política; peor aún, de nuestra práctica, de nuestra (ir)responsabilidad ciudadana?

Octavio Paz señala, de forma magistral, que una de las características de la política mexicana era la corrupción. Lo hace de la siguiente forma:

“(…) Otro signo es la corrupción. Desde la perspectiva de la persistencia del patrimonialismo es más fácil entender este fenómeno. En todas las cortes europeas, durante los siglos XVII y XVIII, se vendían los empleos públicos y había tráfico de influencias y favores. Durante la regencia de Mariana de Austria, el privado de la reina, don Fernando Valenzuela (el duende de Palacio), en un momento de apuro del erario público decidió consultar con los teólogos si era lícito vender al mejor postor los altos cargos, entre ellos el virreinato de Aragón, Nueva España, Perú y Nápoles. Los teólogos no encontraron nada en las leyes divinas ni en las humanas que fuese contrario a este recurso. La corrupción de la administración pública mexicana, escándalo de propios y extraños, no es en el fondo sino otra manifestación de la persistencia de estas maneras de pensar y de sentir que ejemplifica el dictamen de los teólogos españoles. Personas de irreprochable conducta privada, espejos de la moralidad en su casa y en su barrio, no tienen escrúpulos en disponer de los bienes públicos como si fuesen propios. Se trata no tanto de una inmoralidad como de la vigencia inconsciente de otra moral: en el régimen patrimonial son más bien vagas y fluctuantes las fronteras entre la esfera pública y la privada, la familia y el Estado. Si cada uno es el rey de su casa, el reino es como una casa y la nación como una familia. Si el Estado es el patrimonio del rey ¿cómo no va a serlo también de sus parientes, sus amigos, sus servidores y sus favoritos? En España el primer ministro se llamaba, significativamente, Privado.”

Se trata, desde la perspectiva de Paz, de una forma de construcción moral colectiva de la sociedad mexicana, producto de la herencia de las prácticas coloniales insertas en el imaginario colectivo que, en su respectiva coyuntura, siguen siendo practicadas.

Y, en nuestro caso ¿qué es? ¿Qué retos, como ciudadanos, que participamos y que elegimos debemos enfrentar?

Acá no hay salvadores ni iluminados incorrompibles. Acá hay prácticas arraigadas y consuetudinarias que acusan nuestra propia historia. ¿Dónde buscamos las raíces?
 
posted by La Vero Vero at 1:19 a. m. | 7 comments
viernes, 13 de marzo de 2009

“El objetivo final es la construcción de un nuevo contrato social,
muy distinto al de la modernidad (…)
será un contrato más conflictivo
porque la inclusión debe hacerse siguiendo criterios
tanto de igualdad como de diferencia”

Conocer desde el Sur – Boaventura de Sousa


Hacen ya 16 meses desde que David Sánchez tuvo que salir expulsado de la ciudad de Sucre después de haber huído tras el saqueo y quema de su casa en la misma ciudad y, además, el amedrentamiento y amenazas que recibió él y su familia.

Hacen 6 meses de que la casa del senador suplente por Unidad Nacional, Abraham Cuellar, fue, también, saqueada y quemada en la ciudad de Cobija. Con los mismos indicios amenazantes hacia su seguridad personal.

Hacen 6 días de que la casa del ex – vicepresidente de la república, Víctor Hugo Cárdenas, fue tomada (“expropiada”, dicen) por los comunarios de Sank’ajawira expulsando, con amenazas, a su familia de la propiedad y, ahora, de la comunidad.

Sin embargo, al parecer, no sólo los medios de comunicación, sino la clase política toda se ha enterado recién hace 6 días de que el amedrentamiento político es cada vez más la norma y menos la excepción en nuestra sociedad. Han descubierto --vaya iluminados-- que lo que se oculta tras de estas tomas no es ni será nunca la razón que, circunstancialmente, alegan los autores sino es, por sobretodo, una razón coyuntural, altamente política. Más aún, han caído en cuenta (que haríamos sin ellos) de que en Bolivia los grados de intolerancia a la deferencia del pensamiento político han alcanzado escandalosos índices de acción agresiva. Por último, han obrado, con la lucidez que los caracteriza, para aseverar que en Bolivia se viola sistemáticamente el derecho a la libertad de expresión y una plétora de derechos ciudadanos más.

Y, aunque tarde (se pasaron por las narices 1 año y algo más) la luz ha llegado, para dar cuenta de las arenas en las que se está jugando el ejercicio político en nuestro país; después de todo, al menos por ese hecho tan iluminador este tema está, finalmente, agendado. Debemos, por tanto, agradecer al señor Cárdenas; de no haber sido él, el indígena occidentalizado, el de discurso liberal y origen comunitario, el cómplice (o co-autor, como quieran verlo) de la capitalización que le dice no a la Constitución nacionalizadora, la encarnación del símbolo indígena y del discurso moderno, la esperanza para la candidatura de oposición, el ex – vicepresidente de la república, pues, quizás nunca abríamos abierto los ojos a este síntoma. Esperemos, por supuesto, que toda iniciativa ante instancias internacionales abarque la plenitud de hechos que hacen de este un fenómeno que nos afecta a tod@s. Como venga y como sea (sabemos que no sucederá) gracias de antemano, señor Cárdenas.

No voy a ocuparme de valoraciones sobre el hecho que atañe a Cárdenas y a su familia, dado que los medios y los políticos ya se ocupan de ello (y, vaya, que se ocupan). (Paréntesis contradictorio: algunas personas que denuncian que el MAS podría haber motivado la toma para quitar de agenda el tema YPFB, mientras al mismo tiempo, claro, escriben su última opinión sobre el tema… Cárdenas) Como decía, pretendo, ocuparme del hecho que nos atañe a todos, desde antes, mucho antes del día sábado, el hecho que nos ocupa, nos amenaza y perturba la convivencia democrática nuestra de cada día, por un lado y poder plantear, por otro, el enorme desafío que plantea un hecho blindado exteriormente por lo mediático/político mas de espíritu que versa, principalmente, sobre una pulseta de paradigmas. Queda entonces:

Por un lado el “revanchismo”. Suena a madre Teresa de Calcuta, lo sé, pero es cierto, uno cosecha lo que siembra. Siembre violencia y cosecharás violencia, sí, lo sabemos, pero vamos más allá. Siembra nomeimportismo y cosecharás nomeimportismo. Siembra denuncias unilaterales y cosecharas denuncias unilaterales. Siembra mirando sólo tu sembradío y nadie cosechará nada. La lógica del revanchismo es patética, un niño tiene más argumentos que el “lo hago porque él me lo hizo” y es la lógica que domina nuestra dinámica política hoy en día. La violencia es condenable venga de donde venga, ese debería ser el discurso y, segura estoy de que lo compartimos casi todos, pero ojo, la legitimidad del discurso se adquiere cuando la condena es una constante y no una reacción. Creo, sinceramente, que todos, sino la gran mayoría, estamos restándole densidad a nuestro propio discurso al caer en el simplismo de ver el árbol y no el bosque. Nuestros discursos pierden densidad por nuestras propias acciones y somos, por tanto, cada vez más intolerantes, aunque digamos lo contrario. Esas son las condiciones sobre las que estamos planteando nuestro espacio público, que quede constancia de ello para el futuro; que queden, también, las auto-reflexiones que de esta constancia emerjan. Sobre un escenario como este, los resultados son lógicos, los estamos viviendo.

Y, por otro lado, queda la evidencia de que pelando –cual cebolla- el asunto Cárdenas, existe una pugna aún mayor en su interior.

La pregunta ¿puede Cárdenas ser expulsado de su comunidad y su casa expropiada? Y la respuesta es provocadora, sí, si puede, en Sank’ajawira, puede. Dentro de la lógica comunitaria si se comprobara que él abandonó su casa y que, en muchos años, no aportó a su comunidad, más aún, no cumplió sus promesas; la comunidad misma podría proceder a la expropiación y a aplicar al destierro. Eso, al menos, donde Cárdenas nació: Sank’ajawira y él, claro, está consciente de aquello, eso no se lo inventó ni Evo, ni el MAS, ni el alcalde de Achacachi.

De realizar, nuevamente, la pregunta, puede resultar una respuesta más provocadora que la primera.

La pregunta ¿puede Cárdenas ser expulsado de su comunidad y su casa expropiada? No, no puede, en la ciudad de La Paz, no puede. Dentro de la lógica moderna-liberal si se comprobará que él abandonó su casa casa y que, en muchos años, no aportó a su comunidad, más aún, no cumplió sus promesas; a la comunidad le importa un comino y él, claro, está consciente, también, de ello, eso no se lo inventó Goni, ni el MNR, ni el prefecto de Tarija.

Los bolivianos hemos aprobado, hace un mes y algo más, una Constitución Política que institucionaliza la pluralidad de visiones planteada y, estamos viendo, gracias a la impertinencia de algunos y otros radicales, el gran reto que implica/implicará la materialización del Estado Plurinacional. El tiempo dará cuenta de los logros aunque, a esta altura, deberíamos estar todos en el barco, sin mezquindades, lástima que la barbarie política (de acción y discurso) no es capital propio, solamente, de algunos comunarios de la provincia Omasuyos.

Como venga el reto mediato, el camino inmediato es claro e ineludible. Es el Estado el que debe garantizar lo que votamos los bolivianos: la Constitución Política del Estado. Y esta barbaridad (más las otras) atentan contra la CPE.

Toca actuar.


 
posted by La Vero Vero at 2:15 a. m. | 45 comments
martes, 10 de marzo de 2009


Yo quise ser como los hombres quisieron
que yo fuese: un intento de vida;
un juego al escondite con mi ser.
Pero yo estaba hecha de presentes,
y mis pies, planos sobre la tierra promisora
no resistían caminar hacia atrás,
y seguían adelante, adelante,
burlando las cenizas
para alcanzar el beso de los senderos nuevos.


A cada paso adelantado en mi ruta hacia el frente
rasgaba mis espaldas el aleteo desesperado
de los troncos viejos.


Pero la rama estaba desprendida para siempre,
y a cada nuevo azote la mirada mía se separaba más
y más y más de los lejanos horizontes aprendidos:
y mi rostro iba tomando la expresión que le venía
de adentro, la expresión definida que asomaba
un sentimiento de liberación íntima;
un sentimiento que surgía del equilibrio sostenido
entre mi vida y la verdad del beso de los senderos nuevos.


Ya definido mi rumbo en el presente,
me sentí brote de todos los suelos de la tierra,
de los suelos sin historia, de los suelos sin porvenir,
del suelo siempre suelo sin orillas
de todos los hombres y de todas las épocas.


Y fui toda en mí como fue en mí la vida…


Yo quise ser como los hombres quisieron que yo fuese:
un intento de vida; un juego al escondite con mi ser.
Pero yo estaba hecha de presentes;
cuando ya los heraldos me anunciaban
en el regio desfile de los troncos viejos, se me torció el
deseo de seguir a los hombres,
y el homenaje se quedó esperándome.



Yo misma fuí mi ruta - Julia de Burgos








Se sabe, lo afirma Marcos, que “el primer alzamiento del EZLN fue en marzo de 1993 y lo encabezaron las mujeres zapatistas. No hubo bajas y ganaron. Cosas de estas tierras”. De ahí nace la ley revolucionaria de las mujeres, ley que ampara al 45% del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, compuesto por mujeres. El 45% del EZLN compuesto por mujeres...


Hace dos días, en el marco del homenaje por el día internacional de la mujer, muchas organizaciones, instituciones, iglesias (el mismísimo papa) personas particulares, celebridades, gobiernos, movimientos sociales y/ políticos elevaron su voz para reivindicar los derechos de las mujeres en el mundo.


En las comunidades liberadas de Chiapas, era un día normal...

____________________________________________________________________

Los 10 artículos de la Ley Revolucionaria de Mujeres.

Primero: Las mujeres, sin importar su raza, credo, color o filiación política, tienen derecho a participar en la lucha revolucionaria en el lugar y grado que su voluntad y capacidad determinen.

Segundo: Las mujeres tienen derecho de trabajar y recibir un salario justo.

Tercero: Las mujeres tienen derecho a decidir el número de hijos que pueden tener y cuidar.

Cuarto: Las mujeres tienen derecho a participar en los asuntos de la comunidad y tener cargo si son elegidas libre y democráticamente.

Quinto: Las mujeres y sus hijos tienen derecho a atención primaria en su salud y alimentación.

Sexto: Las mujeres tienen derecho a la educación.

Séptimo: Las mujeres tienen derecho a elegir su pareja y a no ser obligadas por la fuerza a contraer matrimonio.

Octavo: Ninguna mujer podrá ser golpeada o maltratada físicamente ni por familiares ni por extraños. Los delitos de intento de violación o violación serán castigados severamente.

Noveno: Las mujeres podrán ocupar cargos de dirección en la organización y tener grados militares en las fuerzas armadas revolucionarias.

Décimo: Las mujeres tendrán todos los derechos y obligaciones que señalan las leyes y reglamentos revolucionarios.

 
posted by La Vero Vero at 10:37 a. m. | 1 comments
viernes, 6 de marzo de 2009


En el año 2003, una pueblada volteó al gobierno de Bolivia.


El proberío se hartó de aguantar. Se había privatizado hasta el agua de la lluvia, se había puesto bandera de remate a Bolivia con bolivianos y todo.

La sublevación sacudió El Alto, allá encima de la altísima ciudad de La Paz, donde los pobres más pobres trabajan la vida día tras día, mascando melancolías, y tan arriba están que caminan empujando nubes y todas las casas tienen puerta al cielo.

Y al cielo fueron los que en la pueblada murieron. Les quedaba mucho más cerca que el mundo. Ahora andan alborotando el Paraíso.


Peligro en el cielo - Eduardo Galeano



Ahí, así, entre las "casitas del barrio alto" (antagónicas a las que cantara Víctor)

se hace un claro y largo camino al cielo.


Camino abonado de pletórica juventud y rebeldía.


¡¡¡¡Felicidades El Alto!!!!


 
posted by La Vero Vero at 10:15 a. m. | 17 comments