miércoles, 26 de marzo de 2008

El colonialismo visible te mutila sin disimulo:

te prohíbe decir, te prohíbe hacer, te prohíbe ser.

El colonialismo invisible, en cambio,

te convence de que la servidumbre es tu destino

y la impotencia tu naturaleza,

te convence de que:

no se puede decir, no se puede hacer, no se puede ser.



La cultura del terror/7 - Eduardo Galeano



La primera señal fue en noviembre algún tipo de renegado cultural, adoctrinado occidental, miope de la realidad o simplemente un/una tip@ que tuvo un mal día, no le gustó lo que leyó y me llamó “india gorda”. Lo que realmente sorprende a estas alturas del partido es que este sujeto piense que aquello podría ofenderme, lo primero más que ofenderme me halagaría, pero lamento informarle que solamente soy una mestiza amante de mi cultura y lo segundo, no es más que producto de nuestra deliciosa gastronomía nacional, ante la cuál no hago más que rendirme frecuentemente.

La segunda señal fue hace un par de semanas en que se regionalizó mi posición y de ser una “india gorda” pasé, sin tránsitos, a ser una “colla atrevida”. Ya en este caso simplemente me limité a la sensación de felicidad ya que alguien reconocía mi Orureñidad y la irreverencia que, como consigna de vida, pretendo ejercer, con premeditación y alevosía.

La tercera señal fue más violenta. A pesar de que yo misma me enteré de mi viaje a Santa Cruz horas antes -ya estando ahí avisé por correo electrónico a unos 9 blogueros que estaba en su ciudad y que quería conocerlos- el servicio de (des)inteligencia de mi anónim@ rápido se puso en acción y en pleno día del padre pasé –nuevamente sin tránsitos- de ser una “colla atrevida” a ser expulsada de la ciudad de Santa Cruz, por qué no era bienvenida. Tan bueno el servicio de (des)inteligencia esté que me hizo recordar que ni siquiera mi mamá sabía del viaje, así que procedí a llamarla inmediatamente.

Ya en la noche, minutos antes de irme a encontrar con un par de blogueras, llegaron a mi celular dos mensajes de texto, de mis amig@s anónim@s obviamente, el primero decía: “Andate a tu casa colla cojuda” (sic) y el segundo decía “ te conviene irte protno de Santa Cruz gorda de mierda”

(sic).

Después de tanto me pusé a llorar imparablemente en el hotel, cuando pude calmarme llamé a mi agente de viajes para que me arregle un pasaje lo más pronto posible, temía que con la información fresca que tenía mi anónim@ pudiera dar con mi hotel y como estaba acompañada de mi hermanita sentí mucho miedo y no quería meterme en problemas. Volví muy triste a La Paz y sigo pensando en cerrar el blog, pues me estaba causando muchos problemas.

Ese es un final. El otro:

Me quedé mirando los mensajes, tratando de ver la concordancia entre uno y otro para determinar si se trataba de un@ sol@ o de vari@s anónim@s. Creo que son distintos, cada uno con más errores de ortografía que el anterior, tanta ignorancia es de por si sospechosa. Me levanté de la cama y me fui a bañar, demasiado tenía que hablar y compartir con mis amig@s cruceñ@s, el tiempo no espera. Lo demás es historia, mis amigos cruceños pueden decir lo bien que la pasamos.

Queda penita. Pena por este tipo que habla en nombre de su tierra y, encima, miente. Santa Cruz me bienvino seguro mejor que a él o ella jé!. Pena por el despelote que arman los medios diciendo que no hay libertad de expresión y que hay amedrentamiento (lo cuál es cierto en varios niveles) pero que lo arman cuando se trata de ellos y de este caso (ínfimo, ante varios que conozco) no dice absolutamente nada. Y una hipótesis sobre el anónimato, para que no seamos tan dur@s con ell@s: anónimo es aquél a quien no le gusta lo que refleja el espejo.


Y al final queda la alegría y la rabia, esa que me/nos la cuida el buen Benedetti, quién sabiendo bien a lo que se refería, escribía: “Cantamos por qué el río está sonando, y cuando suena el río, suena el río”.

 
posted by La Vero Vero at 4:28 p. m. | 31 comments
jueves, 13 de marzo de 2008






Cada vez son más las voces que susurran a gritos que en Bolivia sufrimos de anomia social, primero fue el Pandemónium quien, deliciosamente, nos alertó de nuestro mal y el día de ayer Carmen Beatriz Ruiz. La pregunta, querido compatriota, es cuál es el nivel que ha alcanzado nuestra anomia social que necesitamos llegar hasta el abismo, jugar con fuego, caminar sobre cuchillas, para darnos cuenta de nuestro trágico diagnóstico, para ver que jodidos estamos y como nos estamos jodiendo unos a otros, en nombre de la boliviandad. Van algunos síntomas:



Síntoma 1. Aunque no esté de moda

Si bien lo más “in” en términos de ampliar nuestra democracia participativa (no, degollarla) son las urnas -de forma legal, obvio- nunca faltan las ocurrentes voces que prefieren estar “out” de nuestro sistema democrático y pretenden que la “aclamación” se consolide como una práctica de consolidación democrática. Sabina 2008, definitivamente, pero desde las urnas pues y como candidata del Comité Interinstitucional.



Síntoma 2. Debo partirme en dos

Resulta que en nuestro país no nos limitamos a poner en encrucijadas a nuestros actores políticos internos, no satisfechos con aquello, lo hacemos también con los externos. ¿No era acaso la oposición la que en noviembre y diciembre de 2007 convocaba, urgida, a la OEA para que fiscalice las irregularidades de la Asamblea Constituyente? Una sola declaración, producto de la desinformación –evidentemente- bastó para que la OEA se convirtiera en aliado del gobierno y enemigo de la oposición.

No pues, señores, recordemos la elección de Insulza, ¿acaso no estamos seguros de que es una persona cercana a Ricardo Lagos? ¿Acaso eso no nos dice bastante, ya? A veces, muy pocas, las decisiones/posiciones que esperamos nos caen como balde de agua fría y hay que saber leer que estamos equivocados y seguir, no implica pelearnos con la institución a la que habíamos pedido avale nuestro error y no lo hizo, sino implica escucharla. Sino, pregúntenle a la CNE. Con esos antecendentes es lógico que Caputo se enferme de sólo pensar en venir a visitarnos.



Síntoma 3. Que ya viví, que ya te vas

Al parecer Carlos D. Mesa ha hecho escuela. Son varios los casos de renuncitis crónica que hemos presenciado en nuestra política nacional, los más recordados la de nuestro nombrado ex presidente (que nos hacía temblar cada domingo en la noche), fue seguido por el ex fiscal de la República, el señor Gareca (este si que tenía problemas) y la más última adquisición para nuestro imaginario, la ministra de Desarrollo Rural, la señora Rivero que nos demuestra, una vez más, que la palabra irrevocable, acá en Bolivia, ya no tiene peso.



Síntoma 4. Canción del elegido

Al parecer la epidemia de los “iluminados” corroe rápidamente los departamentos de Bolivia. En La Paz, nuestro Prefecto ha decidido convocar a firmas para autonomías, de acuerdo. Es muy probable que esta vocación se masifique en el departamento, especialmente en la ciudad, de acuerdo. Pero, no pues Papelucho, no pretendas designarnos 8 iluminados constitucionalistas para que elaboren un Estatuto Autonómico que deberá responder a todo un departamento. ¿Quién los va a elegir, vos? Tampoco pues, esto no es carrera, los consejeros departamentales se deben elegir ¿o, acaso, alguno de tus ocho iluminados tiene la más remota idea de cómo se vive en el norte o el sud de nuestro departamento? No pues, no te contagies de iluminaditis occidental, eso no es democracia, todos somos La Paz.



Síntomas podemos encontrar miles y desde todos los lados, algunos que constituyen Estado, otros que lo destruyen. Quien diga que un buen antídoto contra nuestra anomia es el diálogo tiene razón, pero un remedio casero, más urgente y necesario es la confianza, (re)tomarla con ojos cerrados y en altas dosis. Hay mucho por retroceder, por solucionar; muy enfermos estamos ya, como para seguir contaminándonos.

 
posted by La Vero Vero at 3:35 p. m. | 24 comments
lunes, 10 de marzo de 2008





Una señal es, básicamente, algo que nos enseña un camino, que nos da una clave, nos indica algo. Si bien los últimos meses han sido desastrosos para el clima político en el país, al punto de que era difícil situar los pies en tierra y un@ simplemente levitaba entre unos actores políticos-cívicos y otros, teniendo como único corazón/coraza las creencias y sentires propios, irrenunciables, por supuesto, pero, unilaterales ante todo.

También es imprescindible saber (más bien recordar), y esto es un secreto a voces -a veces olvidado- que teníamos/tenemos una cancha en común, unas reglas del juego entre las cuáles habíamos/hemos acordado limitarnos. Pero los hechos han sucedido, y ha sido inevitable, dejándonos reconfiguraciones conceptuales tremendamente riesgosas para el Estado de Derecho en que pretendemos materializar nuestros procesos históricos pues, al parecer, la legalidad que ha imperado últimamente ha sido la del Talión antes que la del derecho. Cerco por cerco, urna por urna. Y la legitimidad ha transitado de ser el aval popular a ser el aval que otorga la irracionalidad del bando opuesto.

A la vez hemos visto, como ciudadanos, nuestra voz secuestrada por quienes se abanderaron de los procesos que nosotros pedimos, nosotros construimos, nosotros legitimamos desde hace años. Hablo del proceso Constituyente (a nivel nacional) y los procesos autonómicos (a nivel regional). Hemos visto que han sido los propios poderes: fácticos y constituídos los primeros en atentar contra nuestros procesos violando los principios en que ambos han sido concebidos: Unidad Nacional, Paz, Democracia.

Hemos presionado a nuestra propia democracia, extrayendo de la legalidad y la legitimidad, ¡a los propios procesos de la democracia participativa, a los referendos de nuestra ganada democracia directa! Las divergencias políticas, hoy polarizadas, han trascendido del escenario netamente político a los escenarios sociales, institucionales, familiares.

Así las cosas, sufrimos (y al decir sufrimos, estoy siendo bien literal) una desinstitucionalización que, entre otras cosas, está (des)dibujando el escenario sobre el cual queremos terminar con la democracia nuestra de 25 años, que, quizás, es nuestro mayor (tal vez único) escenario de encuentro en lo que coincidimos, en el que todavía nos encontramos l@s bolivian@s en estos momentos. Por último, la democracia es un gran capital que nos merecemos tod@s y que debemos saber administrar, apostando por que nuestros procesos se enmarquen en la legalidad, por qué nuestra tradición democrática no se quiebre al verse afectada por las otrora disputas políticas, lastimosamente, hoy regionales.

No podemos, no debemos renunciar a procesos históricos que, como bolivianos, nos hemos ganado a pulso en años. Debemos tener claro, luego (y en medio) de tanto descalabro que los enemigos de los mismos son internos y externos; es decir están dentro de quienes nos dicen defenderlos y entre quienes los repudian abiertamente. Pero, esto, quizás es también esperanzador, por qué, en esa lógica debemos/podemos creer que existen aliados estratégicos internos y externos, los que trabajan realmente por nuestros procesos desde dentro de los mismos y quienes creen en ellos desde “el otro lado de la cancha”. Entender esto es primordial, para volver a envainar las espadas que ya se escuchan afilar.

La señal lanzada el viernes, por la CNE, es clarísima, mínima en este mar de incertidumbre, pero clarísima. Hay opciones, hay señales. ¿Habrá quienes las veamos?

 
posted by La Vero Vero at 1:39 p. m. | 5 comments


(Esto me llegó a mi correo, pero además salió hoy como Solicitada en La Prensa, hay señales, primero las resoluciones de la CNE, ahora la pista para encontrar la gente con la cuál se puede caminar en toda esta niebla. Hay señales...)

No está toda la gente que firma, el resto (y los anteriores manifiestos) están en Santa Cruz Somos Todos


TODOS SOMOS BOLIVIA

Inspirados en los anhelos, sueños e ideales de Grigotá, Apiaguaiqui, de los primeros patriotas mulatos libertarios del Tao, del combatiente argentino don Ignacio Warnes, la extraordinaria y valiente cruceña Ana Barba, el federalista igualitario Andrés Ibáñez y de los que lucharon por legarnos una sociedad donde todos seamos libres, justos e iguales; nos manifestamos:

En medio de la más profunda crisis del Estado, el pueblo exigió una nueva Constitución Política y para ello eligió a sus asambleístas. Por lo tanto, es un derecho democrático, permitir que el soberano se pronuncie sobre ella. Y debe hacerlo afirmativa o negativamente. Lo contrario es suplantar de manera ilegítima la voluntad popular.

Pero ello no invalida el que los gobernantes escuchen las observaciones responsables, que sectores e intelectuales del pueblo formulan al texto constitucional, el cual - como toda obra humana - es perfectible. Por eso, se debe escuchar la voz proveniente de quienes se han puesto a la altura de este momento histórico respecto al contenido de la nueva Constitución Política del Estado. Nos sumamos a quienes desean aportar al enriquecimiento del nuevo texto y propugnamos:

1. Corregir la otorgación de excesos de derechos a favor de algunos en menoscabo de los derechos de otros bolivianos.

2. Limitar el exceso de centralismo.

3. Enmendar las contradicciones existentes,

4. Posibilitar la instalación urgente del Tribunal Constitucional

Esta no es una Constitución del MAS para reproducir su poder, como no lo es para defender privilegios exclusivos de quienes buscan burlar el voto soberano y negarnos una nueva Carta Magna. Se deben revisar los acuerdos logrados en el proceso constituyente. Se deben agotar todos los esfuerzos necesarios para incorporar los anhelos de los bolivianos sin excepciones. Se le debe dar un nuevo escenario de diálogo a Bolivia por Bolivia y para Bolivia.

En medio de esta grave crisis el pueblo cruceño asistió a las urnas y con su voto aprobó la siguiente pregunta: “¿Está usted de acuerdo, en el marco de la unidad nacional, en dar a la Asamblea Constituyente el mandato vinculante para establecer un régimen de autonomía departamental, aplicable inmediatamente después de la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado en los departamentos donde este referéndum tenga mayoría, de manera que sus autoridades sean elegidas directamente por los ciudadanos y reciban del Estado Nacional competencias ejecutivas, atribuciones normativas administrativas y los recursos económicos financieros que les asigne la nueva Constitución Política del Estado y las Leyes?”.

En este marco democrático, queda claro que el voto ciudadano confirió a la Asamblea Constituyente el mandato de incluir en su texto el régimen autonómico, preservando la unidad nacional y confiriendo las facultades y prerrogativas que el Estado Nacional debe asignar a los departamentos. Por lo tanto, ni el gobierno nacional, ni los gobiernos departamentales y los municipales tienen facultad para modificar ese mandato del soberano.

Sobre la base del voto soberano, que dijo sí a la constituyente y sí a la autonomía, nosotros, ciudadanos, hombres y mujeres libres, en defensa de los intereses y en resguardo de la integridad de nuestra sociedad, del presente y futuro de nuestros hijos y de las generaciones venideras, proponemos un Estatuto Autonómico que mínimamente contenga la siguiente filosofía:

1. Que no enfrente a los bolivianos.

2. Que sea auténticamente incluyente, que represente y respete a todos.

3. Que haga posible el pleno derecho a la vida con equidad y bienestar, como un valor básico y fundamental de todos los otros derechos y a la defensa y protección permanente del patrimonio natural de las presentes y futuras generaciones como valor vital.

4. Que interprete los intereses y peculiaridades de cada una de las regiones del departamento.

5. Que no reproduzca a nivel departamental la triste experiencia de un Estado centralista, absorbente y elitista. Que no prolongue la postergación de aquellas regiones que habiendo aportado tanto reciben tan poco.

6. Las provincias deben decidir.

7. Que abra espacios para las autonomías por venir, en aquellos distritos municipales que hoy sufren el centralismo que rechazamos.

8. Que inspire a que Bolivia inicie una nueva interrelación entre las distintas regiones del país.

Por estas razones y asumiendo la responsabilidad que el momento histórico nos impone, convocamos a que todos, profesionales, obreros, intelectuales, campesinos, escritores, periodistas, agropecuarios, docentes, comerciantes, gremiales, trabajadores públicos y privados, originarios, industriales, indígenas, estudiantes, empresarios, transportistas, jubilados, amas de casa y vecinos en general, asentados a lo largo y ancho de nuestro departamento, a demandar en conjunto una pausa para evitar la guerra y a construir todos juntos contenidos alternativos al Estatuto Autonómico ejerciendo el derecho a la iniciativa ciudadana, porque…

Jerjes Justiniano - Alejandro Colanzi – Betty Tejada - José Ros – Carmiña Sanabria - Madela Sainz – Miriam Suárez - Magaly Cavero -Alvaro Puente –José Sucre - Miguel Bustos – Mariano Tegguri – Carmiña Sanabria – Carlos Barrero – Juan Luís Fernández – Gabriela Farrel – Viviana Rodriguez – Eliana Torrico – Fanny Antelo – Jeanette Beltrán – Maura Tangara – Javier Guillaumer – Catalina Rodriguez – Gabriela Farell –Alejandro Morat – Rubén de la Fuente – Carlos Guzmán – Alicia Tejada -

SANTA CRUZ SOMOS TODOS.



Para adherirse al presente documento enviar nombre y CI al correo
santacruzsomostodos07@gmail.com

 
posted by La Vero Vero at 2:57 a. m. | 5 comments
sábado, 8 de marzo de 2008

No, no se espanten. En este espacio no se va a poner reiteradamente la canción de Arjona con aquél título destilando su pseudo-plagio, perdón, poesía, no. Antes que eso ocurra Kamchatka decidiría inmolarse seguramente. Es increíble que en ningún medio de comunicación se conozcan otra cancioncita aunque sea unita cantada por una mujer. ¡Qué va! Por eso son aburridos los homenajes, por qué todos los años son iguales, usualmente escapo de ellos, no suelo escribir por qué me pise la fecha, sólo si lo siento y este año vaya que lo siento!








En todo este trajín de la blogosfera boliviana, Kamchatka y la Vero Vero han adoptado posición ante la coyuntura política (posición conocida por ustedes) y en uno de sus comentarios en los que pedía respeto por la diversidad sexual (si, por que aunque no lo crean, aún hay algunos sujetos cuya neurona nacida en la inquisición piensa que "gay", "maricón" o evocar una acción sexual entre seres humanos del mismo sexo es un insulto) fue increpada a defender a las trabajadoras sexuales (por qué claro también hay otros sujetos cuyas neuronas con arrugas piensan que decir "hijo de puta" a alguien es un insulto).





Respondí inmediatamente, pero me quedé pensando en la falta de respeto al sexo femenino, al ser humano por último. La historia, la moral católica, la misma biblia han faltado el respeto a las mujeres por siglos, pero eso no es ninguna novedad, aunque debo admitir que, como buena ingenua que soy, aún me sorprende.





La libertad de la mujer es algo que aún no hemos llegado a comprender (hombre y mujeres) en toda su magnitud, es obvio, si no hemos logrado entender ni la libertad del ser humano. Pero vamos caminando y una mujer lo siente, siente su libertad de pensamiento, su libertad de cuerpo, su libertad de acción. Y las alas van creciendo. Hasta volar...





Una frase y un himno que apropio de Liliana Felipe y una caricatura de Maitena para las amas de casa, las guerrilleras, las policías, las profesoras, las madres, las hermanas, las lesbianas, las tías, las madrastras, las presidentas, las terroristas, las compañeras, para todas, todas, pero especialmente para las musas, especialmente para las putas.


______________________




Durante los 4 siglos que duró la inquisición fueron llevadas a la hoguera 8 millones de personas, la mayoría mujeres. Lo que da un total de 55 personas ejecutadas diariamente durante sólo 400 años. Si la inquisición me hubiera juzgado sería por hereje, apóstata, materialista, libertina, sediciosa, cismática, blasfema, presbilesbiana, testícula de Jehová, antiperonista, rebelde, pertinaz, contumaz y puta.



(repito al unisóno con la Felipe): Se me hace que no va a alcanzar la leña…










No somos brujas

ni somos magas

pero tampoco

somos sirenas.



Somos mujeres igual que todas

somos nosotras y no cualquieras

se nos antojan las mismas cosas

que a todo el mundo

y a los demás.



Ya lo dijo la gran Sor Juana

¿a quién más vamos a culpar?



La que peca por la paga

o el que paga por pecar.

La que pica por la droga

o el que droga por picar.

La que todo el día le chinga

o el que chinga por chingar.



O la culpa que es culposa

y no sabe a quien culpar.



No somos santas

ni somos cosas

pero tampoco tan peligrosas

somos mujeres de carne y hueso


Tenemos esto,

tenemos eso,

tenemos ganas,

entre otras cosas…



¡De mantener nuestra dignidad!



Ya lo dijo la peor de todas

¿a quién más vamos a culpar?



La mujer por que se deja

o el que deja a la mujer.

La madrota por que explota

o el padrote al explotar.

La moral por que se dobla

o el que dobla la moral.

O los socios de la sucia mentirosa sociedad.



Que nos dejen libremente por las calles circular,

por que pase lo que pase no nos van a centavear,

por que de hoy en adelante nos haremos respetar.

…somos libres y queremos trabajar…



Por que todos los derechos nos los van a respetar

y que vivan las mujeres



¡Viva nuestra libertad!

 
posted by La Vero Vero at 6:48 p. m. | 0 comments
domingo, 2 de marzo de 2008

La esperanza -antes tan diligente-


no viene a visitarnos hace tiempo.



(...)Hace tanto tiempo que no viene

que hasta llegué a pensar:

¿si se habrá muerto?



Después caí en cuenta

de que los muertos éramos nosotros.


Todo se explica - Ángel González







Hay situaciones en la vida que no pueden concebirse pero que, no por este aspecto, dejan de tener una explicación o, más importante aún, no dejan de ser proyectables en cuanto a su devenir. Así, toca ver/asumir el terreno que estamos pisando.

¿Qué nos espera, ahora, el 4 de mayo?

Esa es la pregunta que, como ciudadanos, debemos entender primero, para luego, enfrentar.

Muchas de las voces disidentes acerca de la forma en la que fueron aprobadas las tres leyes (2 de convocatoria y una interpretativa) el anterior jueves por la noche, avisaban acerca de la poca sorpresa que podrían haber causado los sucesos de aquél día; posteriormente, la inmediática reacción de hipotetizar acerca de los hechos que se presentarían en dicha fecha electoral terminarían por determinar, rápidamente, la situación sobre la cual los ciudadanos debemos tomar posición.

Claro, que es probable que el escenario se reconfigure este mismo domingo, luego de la reunión del Conalde, pero se puede inferir, tras las declaraciones de los mismos Prefectos, que el objeto de evaluación será la posición a tomar respecto a las convocatorias: primero a referendos dirimitorio y, segundo, al constitucional.

Lo cual desde ya nos da a entender que los gobiernos departamentales que hayan convocado a sus referendos sobre los estatutos autonómicos antes de la fecha de publicación (en gaceta) de las leyes promulgadas el viernes por el Presidente Evo Morales no piensan retroceder en la realización de los mismos, lo cual es dato, por demás decidor, acerca de que la posición del gobierno es, de la misma forma, inamovible.

¿Cuánta suspensión aguantan los procesos históricos? Y, en este sentido, espero apelar a TODOS los procesos. Es decir: el que realizó Santa Cruz (y las regiones que lo secundaron) por el asfixiante centralismo de tantos años, el que realizó (el país entero) por una régimen económico-social de postergación (asquerosamente) privilegiante o, por último, el mismo proceso (de partidocracias, de democracias “pactadas”) de maduración de la democracia representativa-liberal nuestra de cada día.

No hay mucho donde perderse y no es tiempo –o, al menos, no es mi tiempo, de buscar culpables-.

Es tiempo, bolivianas y bolivianos, de tomar partido. ¿Por qué? Por que no hay fuerza posible (democrática, política, social, internacional) que tenga la capacidad de frenar referendos ilegales, ilegítimos, como el de los estatutos (hoy en Santa Cruz, mañana en más regiones) o referendos (quizás -y ahí está abierto el debate-) ilegítimos e ilegales ya sean: dirimidores o Constitucionales.

Llegó el tiempo. Es la menor salida. ¿Menor en qué términos? De violencia, por supuesto. ¿La mejor? Lo dudo, como mucha gente. Pero la asumo. Y, creo, que es tiempo de asumir que nos confrontamos a una de las más grandes pruebas históricas que, como país, debemos confrontar.

Pocas certezas quedan en el camino. Pero una mayor: Hay visiones distintas de país. Pero, aún (languidecientes, torpes) quedan también: la política y la democracia. Quedan.

Y nos dejamos ese camino (por que es tiempo, también, de asumir responsabilidades): el de las urnas.

Vamos, hagamos lo que NO han hecho por nosotros, debatamos, respondamos, asumamos, lo que se viene. No hacerlo implica sólo una opción: la violencia.

¿Por qué si Estatuto(s), por qué si Nueva Constitución Política del Estado? ¿Por qué no?

Ya saben mi posición, no ha cambiado.

Democracia. Pongámosla a prueba. Lo que queda (en su chatez). Antes de perderla (en la prueba de su magnitud). Conozcámosla.

Vamos.

 
posted by La Vero Vero at 8:28 p. m. | 5 comments