miércoles, 27 de febrero de 2008


Se concibe en la comunicación política, desde hace mucho tiempo, que: en los medios no sólo se dice/se narra la política, sino se la hace, se la practica. De ahí la importancia que adquieren los Medios de Comunicación Social en la esfera pública.




Alain Touraine ubica, de forma histórica, a los problemas que conciernen a la comunicación política en la crisis de la representación política, yo en cambio entiendo ahora a la comunicación política a partir de la crisis de la representación mediática.




El periódico La Prensa (hace dos domingos) publicó una nota acerca de blogs y política, o de forma deductiva, sobre medios y política. El asunto preocupante o, mínimamente, sospechoso, es que al parecer la nota estuvo hecha por alguien que desconoce totalmente el mundo bloguero, ningún pecado, por supuesto. Pero una irresponsabilidad cuando de masivizar información se trata.




Pero el asunto va más allá, lo que habría que observar acá es cómo en los blogs se habla de los MCS tradicionales, por ejemplo hay blogs dedicados exclusivamente a ello (Tevelisión, Miedos de Incomunicación, etc.) Empero, en los MCS, si es que se llega a hablar de los blogs es con un desconocimiento total, casi descriptivo.




Da para hipotetizar sobre el hecho, en Bolivia, creo yo, y desde hace rato, existe una crisis de la representación mediática en la que el poder mediático constituido languidece, y este, a largo plazo, puede estar en riesgo. Pues, es obvio, que mientras la comunicación ciudadana conoce bien al monstruo mediático masivo, el monstruo mediático masivo desconoce a los que hacemos comunicación ciudadana. ¿Qué es lo grave de esto? Primero, la posición hegemónica de un conglomerado mediático, casi tirano, que deviene en una crisis de relacionamiento entre los actores de la esfera pública y, segundo, más básico, la carencia de espesor comunicativo que posibilite la restitución del fondo ético de un espacio que, en la actualidad, posibilita lo político y la política.




Un ejemplo, simplemente. Pero da para pensar. Ya desarrollaré mi tesis en otro post. Y también alguna posición, con un poco más de conocimiento (es decir con conocimiento de bloguero) sobre blogs y política, debatirlo es importante, lo vengo insistiendo hace tiempo, sin mucho eco.




¡Ah! y señores de La Prensa, si alguno de ustedes llegará a leer esto, no soy un escritor. Soy UNA escritora. Eso, o algún Vero Vero me está robando la identidad.
 
posted by La Vero Vero at 9:58 p. m. | 12 comments
viernes, 15 de febrero de 2008

Desde el punto de vista filosófico, el diccionario que traigo en las manos dice que la solidaridad es la dependencia mutua entre los hombres que hace que no puedan ser felices unos si no lo son los demás, suena bien aunque quizás un poco egoísta.

La alteridad, en cambio, es la calidad que tiene uno de reconocerse en el otro. Y, eso, me parece un poco más sincero. Es algo así como "ponerse en los zapatos del otro". Reconozco el dolor del otro en mí. Reconozco que mi sonrisa de este momento debe ser en el otro para ser, pues el otro me compone. Que mejor "otro" que el paisano, ese que nos la da la (im)posibilidad de ser o no ser, con su sóla existencia.

Esta tarde me fuí a dar una vuelta por la CNS (Caja Nacional de Salud) y por el Canal 7, ambos en campaña para prestar una mano a los damnificados del Beni. Esto no pretende ser un mensaje de invocación a la "solidaridad" sino una juntucha de datos, para quiénes, como una, se les revuelve el corazón de saberse en casita, felices y calentitos, mientras, por el pinche calentamiento global, nuestra gente se está muriendo por el Norte del país. Me han dicho que lo que más falta, en este momento, son alimentos secos. Ya saben: arroz, fideos, leche en polvo (para las wawas) y esas cosas. Por lógica quizás vendrían luego medicinas básicas: sales de rehidratación oral, sueros, etc. y luego enseres, pero creo que lo vital es la comida.





Sé que existen las siguientes iniciativas:

1. Campaña de TVN y Radio Patria Nueva (se destinará lo recaudado a Defensa Civil)
2. Caritas Beni, en la cuenta: 4010232035 del Banco Mercantil.
3. Caja Nacional de Salud, directamente en sus instalaciones.
4. Grupo PRISA, es decir ATB, La Razón, Extra, junto con el Banco BISA.
5. El cómite cívico Cruceño.
6. La prefectura Tarijeña.

Para todos los gustos y colores, compañeras y compañeros.
 
posted by La Vero Vero at 12:59 a. m. | 10 comments
jueves, 7 de febrero de 2008

“¿Hasta dónde debemos practicar las verdades?”

(Silvio Rodríguez)



Ejercitemos un posible. Tomemos el pasado como un mapa –extendido en la mesa- revisemos cómo es que hemos llegado acá. Este borde de abismo que cada vez, como caserito, se nos extiende un poquito más; para evitar el fracaso, no del gobierno, no de los prefectos, sino de todos como país. Cuando se está llegando al límite lo único que nos queda es la posibilidad de lo posible, es decir ensayar, litigar, el litigio de un lenguaje con el otro.

Bien lo dice Nancy “la comunicación es una posibilidad y, esencialmente, una relación” y esta relación se posibilita en el lenguaje, aquello que, desde la filosofía, es lo propiamente político: el corresponderse: el CO-RESPONDERSE.

Definitivamente esta instancia del diálogo: el ser-estar con los otros es un riesgo ya que es una exposición a mostrarme ante el otro, por un lado; y por el otro ante la comprensión de que la única realización es la realización del otro, no su cancelación; es decir la construcción de una comunidad de nos-otros: la comunidad diferenciada de la que tanto nos hablan.

Pregunta, casi como si nos estuviera viendo, el francés Derrida: ¿Sobre qué valores descansa nuestra sociedad y cuan dispuestos estamos a revisarlos? Pues está claro que esté: el momento del litigio, es donde debemos aparecer en el otro, lo cuál implica dejar de lado radicalismos; pero lo que –también- implica repensar al pensamiento liberal como un radicalismo.

Radicalismo (en este caso) en tanto acusa el problema de la imposición del modelo hegemónico que opera en “la portería” de entrada y salida de preguntas, donde sólo tienen ingreso aquellas para las cuáles –el mismo modelo- ya tiene preparada las respuestas; por lo tanto aleja el conflicto, el cuál debe ensayar su resolución en un acto segundo (luego del agotamiento del paradigma) es decir: lo político.

El cese parcial del conflicto es ineludible e innegociable, se forja en y por lo político, cuyo camino es el diálogo. La otra opción es impensable. Aunemos esfuerzos. Esa es la bifurcación que afrontamos, en la que el camino de la política se queda abismado y es imperioso tomar el otro: el camino de lo político.

 
posted by La Vero Vero at 3:50 p. m. | 10 comments