martes, 30 de octubre de 2007


Las imágenes fueron no solo elocuentes sino, además, desgarradoras. De entrada un pseudo-humano jactándose (por teléfono) de haber matado a un árabe, posteriormente se dirige –en un acto de flagrante cobardía- a tocarle el pecho a una ecuatoriana (menor de edad), luego sin más…bueno, con más (más insultos, agresiones verbales y calificativos) le pega una bofetada y una patada en el rostro. El argentino (acusado de impasivo en el acto) consuela a la muchacha señalandole la cámara pues las imágenes no solo darían la vuelta al mundo sino que en cualquier lugar del mismo, son prueba evidente de que se puede ajusticiar a la víctima. En cualquier lugar, parece, menos en la hermosa Barcelona. Aunque pensándolo bien quien sabe ya si en cualquier lugar…

Cuando se determinó la identidad del remedo de humano que agredió a la muchacha ecuatoriana todo parecía apuntar a que el hecho que indignó al mundo tendría un final ejemplar. Sergi Xavier Martín Martínez, recuerde bien este nombre: Sergi Xavier Martín Martínez no solo está en libertad sino que se ha dado el lujo de reírse de la opinión pública, de los medios de comunicación, de la sociedad, del mundo. Dos días después de haber propinado la golpiza a la menor de edad ecuatoriana se vió asediado por variopintos periodistas que buscaban conocer más sobre el hecho; luego de haber espantado a los primeros a manotazos cayó en cuenta de que podía lucrar con el hecho, llegando a cobrar hasta 2 mil euros por entrevista, saliendo de su casa sonriente y cerveza en mano, para ser captado por las cámaras locales y mundiales.

En tanto la fiscalía y el tribunal supremo catalanes se tiran la pelota por la libertad otorgada a Xavier tras su primera declaración, él sigue por las calles de Barcelona, dando entrevistas, enriqueciéndose con ello, contando su trágica historia de abandono materno, padre alcohólico, desempleo…lo cual no solo la llevó a golpear a la muchacha ecuatoriana sino, seguramente, también al robo con violencia que figura en sus antecedentes. Pero, por supuesto, nada era culpa de Xavier, él estaba borracho: decena y media de cervezas, varias cubatas y un toque de éxtasis.

El informe del juez dictamina que Xavier pellizcó en el pecho a la víctima, pero no hay un delito contra la libertad o la indemnidad sexual, como tampoco lesión psíquica en la víctima, al final, ella solo tiene un poco de miedo, debe acudir acompañada a su centro de enseñanza y tiene problemas para conciliar el sueño antes de cumplir sus 18 años. Nada grave. Y un pellizco, pero si solo fue un pellizquito. Las agresiones verbales ni se las menciona.

Queda latente la imagen para los inmigrantes latinos, los inmigrantes todos en Europa (y, por supuesto en todo el mundo) y la recomendación, no esperen mucha protección en la “madre patria” (que después de todo medio madre desnaturalizada había sido) mejor pongan en la maleta un casco. Después de tal bochornoso episodio para la humanidad parece ser que lo único seguro que tendremos al otro lado de la frontera es el casco.

 
posted by La Vero Vero at 7:30 p. m. | 4 comments
miércoles, 24 de octubre de 2007


Podrían ser, a simple vista, solo huesos

desvencijados huesos

enterrados al borde del camino

abandonados huesos,

no acariciados huesos,

de un dolor no amortajado.


Sin vida. José Luis Atahuichi Ramos (44 años), Ramiro Vargas Astilla (22), Demetrio Coraca Castro (62), Simael Marcos Quispe (20), Juan Cosme Apaza (44), Marlene Nancy Rojas (8), Sergio Vargas Castro (19), Arturo Mamani Mamani (42), Marcelo H. Cussi Vargas (21), Domingo Mamani Mamani (32), Jacinto Bernabé Roque (61). Podrían ser, a simple vista, solo huesos.


Pero no son,

a simple vista, solo huesos

desvencijados huesos

en el calcio del hueso hay una historia

desesperada historia

desmadejada historia

de terror premeditado.

Bala. Memoria. Edgar lecoña Amaru (20 años), Jaime V. Quispe Zacarías (30), Braulio Callizaya Dorado (38), Benita Ticona (45), Florentino Poma Flores(34), Rosendo Ríolobos Alba (43), Raúl Huanca Márquez (70), Juan Carlos Barrientos (32), Germán Carvajal Valencia (36), Víctor Arcani Ticona (36), Filomena León Mendoza (36). Desvencijados huesos. Desesperada historia. Terror premeditado.



Y habrá que contar

desenterrar, emparejar

sacar el hueso al aire puro de vivir

pendiente abrazo, despedida, beso, flor

en el lugar preciso de la cicatriz.

Sin despedida. Serapio Arnada Calle (40), Walter Huanca Choque (25), Alex Llusco Mollericona (5), David Salinas Mallea (29), Juan Carlos Gutiérrez Tinta (23), Marcelino Cuty Mamani (sin dato), Nicolás Morales Choque (24), Luis Reynaldo Cusi Quispe (22), Francisco Ajllahuanca Alanoca (43), Luis Fernando Quelca (16), Manuel Yanarico Janco (35), Damián Luna Palacios (30). Habrá que contar, desenterrar, emparejar. Sin olvido, con cicatriz.



Podrían ser

a simple vista solo huesos,

amoratados huesos

olvidados sin fecha en el camino

abaratados huesos,

invertebrados huesos

de un adiós no reclamado.

Golpeados. Amoratados. Mita Quispe (22), Edmundo Charcas Choque (41), Marcelino Carvajal Lucero (59), Roxana Apaza Cutida (19), Constancio Quispe Mamani (43), Máximo Vallejos Caiza (21), Augusto Hilari Pari (50), Juan Ticona Mamani (68), Damina Larico Maquera (22), Richard Charca Chana (23), Félix Bautista Paco (26), Wilson Hugo Chuquimia Durán (32), José Masías Quispe (30). Adiós. Helicóptero.



Pero no son, a simple vista, solo huesos,

amoratados huesos

en el calcio del hueso hay una historia

acaudillada historia,

desmemoriada historia

del horror no solventado.

60. Octubre. Justicia. José Miguel Pérez Cortez (40), Félix Javier Quispe Tacco (23), Enrique Héctor Marín Limache (40), Marcelo Chambi Mollinedo (sin dato), Teodocia Morales Mamani (38), Jhonny Sunavi Quispe (28), Narciso Colque Mamani (26), Lucio Santos Gandarillas Ayala (33), Carmelo Mamani Patzi (47), Eduardo Hino Baltasar (35), Roberto Huanca Porce (34), Vidal Pinto Blanco (21) y Wiler Ortiz Córdoba (35). En el calcio del hueso hay una historia.


¡No son solo huesos¡


*Los datos de los caídos en Bolivia en Octubre de 2003, son de Dato oficial del Comité Impulsor del Juicio de Responsabilidades.

* La letra en cursivas es de Pedro Guerra, la canción: Huesos.

 
posted by La Vero Vero at 6:13 p. m. | 4 comments
viernes, 19 de octubre de 2007

Hace como una semana se desató, en la comunidad bloguera “oficial”, la polémica: “!!!Plagiaron a Piero!!!” o, para ponerla en otros términos “Inquisición socialista altiplánica imperante” (Cucurusí dixit).

Para resumir un poco a los internacionales compañeros que no saben de que hablamos, les cuento: Hace un poco menos de dos semanas el blog del señor K publicó una nota (ahora removida, por la incidencia en la comunidad) acerca de la propaganda autonomista (de las regiones del oriente y algunas del sur de Bolivia, que ganaron un referéndum sobre las autonomías hace 2 años) que tenía como objetivo generar un clima favorable para una protesta en busca de la autonomía departamental en el marco de la Asamblea Constituyente. El “kit” del asunto empezó cuando el señor K entendió (o malinterpretó, o manipuló, o manejó, o dijo, o publicó) que la canción de dicho “spot” fue hecho por un bloguero boliviano: el Cucurusí.

Bueno. Luego de intercambio de mails, de una injustificada acusación del blog K hacia Cucurusí, de varias reacciones, el blog Cucurusí publicó un post acusando al señor K de Pedófilo, sólo y con el motivo, de darle un motivo a K de entender como se había sentido. En términos de Cucurusí: puede rectificar, pero el daño ya estaba hecho.

Cucurusí tenía razón. El daño estaba hecho. Y no era precisamente porque la comunidad bloguera pensará que K era un pedófilo, o, porque pensarán que Cucurusí podría ser un buen imitador. Pregunto yo: ¿Y de verdad? ¿A quien le cambió la percepción de algo o de alguien? ¿A quién se dañó?

Uno de los perseguidores de la polémica, pregunta, incesante: ¿ Hay ética en la publicidad? Me atrevo a responderle, a Richard Sánchez, que no la hay, pero que debería haberla.

Vamos al caso específico. Y lo digo en un pequeño muestreo (si alguien hizó un muestreo más grande y metodológico que el mío, bienvenido) Cuando mi amiga Jimena Herrera Aliste, 35 años, chilena, me dijo: ¿Qué haces tan pegada a la computadora? Le dije, es que hay algo que no me cuadra, mira, le dije. Y puse Play, al mentado video.



Ella, sin conocer nada de nada dijo: “Es Piero, que mierda hace cantando a las autonomías, es que Piero hace rato como que se desmarcó no?" Sigue mirando, le dije. Terminó el video. No es Piero, le dije. Y me dijo (literal) “Weona, ¿que onda con esto? Le expliqué toda la polémica y respondió: Si, si siempre lo han hecho así…"

Independientemente de mi pequeño muestreo (sin manipulaciones dentro) está claro que el video autonomista tenía un objetivo. Soy una paranoica (como se dijo en

algunos blogs por pensar aquello) bueno pues, lo soy, pero el tema no pasa por ahí, replico la nota tomada al propio Piero en La Época, sobre el tema: "Piero: imitaron mi voz para engañar al pueblo de Santa Cruz"

¿No hay ilegalidad? No la hay. ¿No era una canción de Piero? No, no la era. ¿No hay falsedad? No, no era una canción de Piero. ¿A que va el asunto? A que si hubo falsedad ideológica y lascerante escasez de ética y (además) de imaginación.

El blog K reconoció su exceso y su error (al acusar a Cucurusí). Pidió disculpas públicas sobre el asunto. Empero, el blog Cucurusí, sacó la foto del señor K pero siguió refiriéndose a él con los siguiente términos: “Después de un titulazo malintencionado y un contenido condenatorio del tal K: las respectivas disculpas llegaron en un comentario de letra chica. Y aunque el daño igual está hecho... "blogueros y blogueras: aquí no paso absolutamente nada." En fin, tampoco esperaba más. Bienvenidos a Bolivia.

Y ahí, creo yo, empieza el verdadero problema. ¿El señor K se equivocó? Probablemente. ¿Acusó a alguien con fotos? Si. ¿Cucurusí, respondió? Por supuesto. ¿También con acusaciones falsas y con fotos? Si.

Pero. PERO. Pasó a meternos a todos en el rollo. “En fin, tampoco esperaba más. Bienvenidos a Bolivia.” (Cucurusí dixit)

La Vero Vero, como parte de la comunidad bloguera boliviana, responde, al resto del mundo: Si el Cucurusí no esperaba más…bueno…Yo sí. Bienvenidos a Bolivia. (¡!) Bienvenidos, compañeros extranjeros (espero que a eso se refiera, por eso: BIENVENIDOS)

Y es que pasa porque el 1 de septiembre se realizó el primer encuentro bloguero boliviano, en el que todos (los de la comunidad) festejamos la pluralidad, los valores deliberativos y, ¡es más! Brindamos por una DEMOCRACIA RADICAL.

El señor K hizó un posteo fuera de lugar, equivocado, problemático, sin argumentos, sin números, sin nada. Bueno, si lo hizo. YA. ¿Y? El asunto está en el después. En la respuesta. De eso se trata la deliberación, la misma democracia: la misma radicalización de la democracia.

Richard Sánchez hizó una nota periodística acerca del tema, con el mismo Piero. Esto es lo que Cucurusí dijó de él (de Sánchez): “Y si no quiero tener feedback con un reporterito al que le olí las malas intenciones, no le respondo y listo”. Ya…Sánchez es (o no) un reporterito de malas intenciones. Bueno. ¿Y?

José Luis Exeni alzó dos posts, en relación al tema. Esto fue lo que el aludido dijó sobre él: “Por lo tanto porque tengo que darte a VOS explicaciones de lo que subo o bajo de mi blog, si es simplemente mi catarsis? tu percepcion de "las responsabilidades" que se tienen al blog son meramente opiniones tuyas, que no sos dueño de la verdad segun tengo entendido, obviamente se podra generar debates en los encuentros blogueriles, PERO solo seria eso, solamente TU percepcion de lo que son los blogs, que desde ya te digo, varios no compartimos.” (sic)

Y, aquí, reparamos. Exeni puede ser un demente. Que piense que el blog es algo así como un “nuevo espacio público”. Pobre Exeni. Y, claro, Cucurusí, no tienes que darle explicaciones a él de nada, de ABSOLUTAMENTE nada. Pero si a todos. Vuelvo a una parte tuya, para seguir con lo que te digo: “Por último, a mi blog le doy el uso que me de la gana, subo lo que me da la gana y borro lo que me da la gana. Y si no quiero tener feedback con un reporterito al que le olí las malas intenciones, no le respondo y listo, ASI DE SIMPLE.” (Cucurusí dixit)

Estimado Cucurusí, al blog le das el uso que te da la gana: si. Pero. PERO, con una responsabilidad pública. El momento que le das enter a tu post estás asumiéndote a la sentencia pública (no siempre favorable) es más, estás metiéndote a un terreno harto duro: UN NUEVO ESPACIO PÚBLICO. ¿Subes lo que te da la gana? Por supuesto. ¿Borras lo que te da la gana? Seguramente la tecnología te da esa posibilidad, la vocación deliberativa y moral, no. Uno se carga sus palabras encima, ayer, hoy, siempre. ¿No quieres tener feedback con alguien? Bueno. Te comento que hay múltiples opciones en la red para hacer grupos selectos en los que juntes gente con la que si quieres COMUNICARTE, si solo quieres mandar información, ser unidireccional en términos tecnológicos pero en términos democráticos ¿Será? ¿Eso quieres/queremos?

Por último, Cucurusí, recurro, nuevamente, a frases tuyas, voy: “A todo esto, el que mas pestañas le dedico y sin duda el que "mas trato" le dio al temita fuiste vos, aparte de ser el armazón del circo.”(sic) (Hacia Exeni – Blog Fadocracia) Hagamos números, Cucurusí, entre sus comentarios (por los dos posts) y el tuyo (referente al tema) suman, alrededor, de 90 comentarios. Un reportaje del ¿Cómo era? Reporterito: Richard Sánchez, un reportaje en uno de los semanarios más leídos del país. Un post en el blog de Edson Hurtado. Uno en el de Joup. Más este, suman…90 comentarios, 7 posts (sumando el de K, ahora extinto) y un reportaje. Pucha…tienes razón. Exeni no solo es demente, sino que sufre de protagonismo.

¿Cuál fue mi motivo de escribir este post? Simplemente lo que Joup publicó hace unos días, transcribo una parte, literal: "¿Seremos o nos hacemos? Me queda esa pregunta, que lanzo al aire, supuestamente estamos entre "intelectuales", "pensadores", "filosofos", "pacifistas" , "profesionales educados"... y bueno... al final a la practica.....” (sic)

Se me ocurre: Estimada Joup, es probable (no lo comprobé, pero es un prejuicio que compartimos) que seamos todos de algún nivel de educación superior, es decir toda la comunidad bloguera. Ya. ¿Y? ¿Qué nos asegura aquello? Nada. Bueno si. Que nuestro, este, espacio NO es democrático. Nada más. NADA MÁS. Pensar algo más que aquello, con toda la radicalidad del término, es fascista.

Pregunto. Ante el asunto que hacemos. ¿Somos demócratas radicales? (Y no hablo de la radicalidad criolla: concepto acuñado por Cucurusí: “Me encanta la democracia radical que se ejerce en la blogosfera criolla, se presta a la perfección a una cacería de brujas, sigamos así, vamos por buen camino.” (sic)

Es decir, ¿somos demócratas radicales, con toda la percepción/responsabilidad de nuevo espacio público que presenta el desafío? Por último. Deliberamos, en términos de respeto y alteridad, ¿o no?

Avisen.

 
posted by La Vero Vero at 9:11 a. m. | 13 comments
miércoles, 17 de octubre de 2007

“Guevara tu vuelves al camino con la adarga al brazo, pintado en los pulóveres de los muchachos o vigilante desde las paredes. Por eso te llevo en mi cartera como un buen resguardo o como la casera estampita de un santo, para que me protejas y me jales las orejas si algún día malo, me olvido del Che” (Frank Delgado)





Son los sueños todavía - Gerardo Alfonso


Pocos personajes latinoamericanos logran lo que Ernesto de la Serna ha logrado. Cuando de él se habla se dice de todo. El Che es todo. Revolucionario, loco, mal estratega, asesino, víctima, guerrillero, rebelde, soñador, utópico, médico, compañero, ministro, mito, leyenda, padre, hijo, santo.

Hace días al conmemorarse 40 años de su caída en Bolivia, el mundo entero se pronunció respecto a él. Experiencias personales, actos conmemorativos, nuevos datos de los días en la Higuera, artículos de opinión, posteos, editoriales, titulares, programas. Si uno se pone a pensar es innumerable la cantidad de canciones, poemas, libros, biografías, fotos, dibujos y otros que él ha generado.

Es probable que el Che sea ahora una polera, un llavero, una foto, una boina, un corte de pelo o barba, pero hoy es (como dice Pascual Serrano) y por sobre todo: argentino, cubano, come arepas, habla aymará y se pasea por el Ecuador.

Hay frases de él que se conocen de memoria. Hay lágrimas de por medio al recordarlo. Sentencias para juzgarlo. Virtudes que enaltecerle. Se han dicho tantas cosas sobre Ernesto…

Que me pregunto, ahora, ¿qué podría decir yo sobre él?. Sobre vos, Ernesto, que no se haya dicho ya. Si tu has sido el ejemplo más vivo de la acción y el discurso coherente. Si tu has hablado con cada uno de tus días en la tierra. Si nos sigues hablando. Si le has dicho al mundo entero, con tu sola existencia, que el ser humano vale la pena. Que todos tenemos un valor indeterminable por simplemente ser en la tierra. Que, por último, valemos todos la vida. Que la vida somos nosotros, nosotros y nuestras acciones.

Independientemente de la simpatía, empatía, apatía que generas, nadie se ha quedado inmóvil al recordarte, nadie podría. Quizás porque ese efecto es tu mayor legado. El efecto de no quedarse inmóvil. El efecto de no esperar al borde del camino. De no callar. No dejarnos en la indiferencia ante tu estela vital. Ese efecto libertario, de decir, de hablar, de actuar. Ese efecto tienes, Ernesto: nos sacudes. No nos dejas vivir en la muerte, quizás porque tu propia muerte es permanecer vivo.

Y aquél viejo anhelo de ser como tu. Se queda en eso: en un anhelo. Porque en realidad, todos tenemos un poquitito de vos, y todos, la humanidad en su conjunto, ya somos como tú. Yo, sigo temblando cada vez que se comete una injusticia en el mundo, quizás con ese simple gesto, tan natural, tan reflejo, yo…yo ya soy un poquito como vos.

Aprendo, entonces –y a destiempo-, que estas fechas no solo existen para susurrarnos a gritos que estas más vivo que nunca, sino también para –como reza Frank- jalarnos las orejas por si algún día malo nos olvidamos de vos.

 
posted by La Vero Vero at 10:02 p. m. | 3 comments