martes, 29 de mayo de 2007
Muchas veces me he/han preguntado como se podría entender a las sociedades sin comunicación, tarea sumamente fácil y escasa de trabajo, misma que ni siquiera merece tal pregunta. La clara respuesta es que no habría sociedad que entender, pues las sociedades no habrían sido, no son, ni serían, ante la ausencia de la comunicación, por ende no habríamos de ellas nada conocido y no haría falta tal ejercicio reflexivo.





Es curioso, pero también explicable que sean las sociedades contemporáneas las que se (re)planteen el papel de la comunicación en la generación de relaciones sociales, políticas, económicas y culturales; ante tal contexto, crece la enorme (pre)ocupación de reasignar un nuevo papel a la comunicación en la “emergencia” de conceptos como el de la ciudadanía, movimientos sociales, democracia participativa, espacio público, por mencionar algunos.





Bolivia, se va consolidando como un país que en términos de participación política y formas de ejercicio de ciudadanía no aleja dichos fenómenos de la discusión vanguardista del papel de la comunicación en las sociedades modernas, claro está en el marco de los derechos humanos y la democracia. No sólo por el proceso social y cultural por el que atraviesa, sino porque tenemos ante nosotros la mejor oportunidad de establecer a la comunicación como uno de los ejes centrales del desarrollo del estado boliviano, por supuesto me refiero a la inclusión del derecho a la comunicación, primero en la agenda de la asamblea constituyente y posteriormente en la nueva carta magna.





Existen infinidad de temas de relevancia social, política y económica, de mayor prioridad; pero no podemos menos que pretender que la existencia de estos se materializa y fortalece a través de un/unos proceso(s) comunicacional(es) imprescindibles en todo escenario social y más en uno que se encuentra revolucionado y que oferta, en este determinado contexto, la posibilidad de constituir estos nuevos derechos como parte de una estructura de estado!





No es para menos, ni para hacerse al de vista corta, el tema del derecho a la comunicación no es una utopía reservada para algunos profesionales de la comunicación, es –y mucho más en una sociedad de la información- una necesidad imperante que tiene como proceso/objetivo establecer(se) (como) un escenario en el que se libren las importantes batallas de la democracia participativa en su constante búsqueda por complementar a la democracia liberal representativa. No es, tampoco, una sofisticación de intelectuales escasos de nuevos temas que agendar; es, en el presente, y a futuro, parte integral de los principales mecanismos que van a determinar las nuevas democracias sociales progresistas, ojala desde el tercer mundo.





Porque ya está bueno de ser reductivos al hablar de fenómenos sociales, cuando las sociedades se han complejizado de tales maneras. Es decir, las consignas –en el ámbito de la comunicación- deben cambiar de “libertades” a “responsabilidades”. Ojala y podamos, de la misma forma, entender que democratizar las comunicaciones, puede permitir que las comunicaciones coadyuven a la democratización misma de las sociedades y al desarrollo y conservación de nuestro mayor bien social e histórico: la democracia.





Por este hecho es que aplaudo la iniciativa de “Tiempo Político” (espacio semanal de debate político) por el apartado especial que se hizo sobre el derecho a la comunicación, aplaudo, también, la militancia de mis colegas con el mismo y me aplaudo a mi misma la decisión de haberme sumergido algún día en las agitadas, pero apasionantes aguas de la comunicación, y que a pesar de saberme –como muchos- naúfraga, no se olvida nunca la ilusión de llegar a la isla, aquella que nos llama con más fuerza cada día.





Los artículos se pueden leer en los siguientes links:





"De la libertad de expresión al derecho a la comunicación e información" - Carlos Arroyo





"Derecho a la comunicación en información en la nueva carta magna" - Tania Delgadillo





"¿Transformación social sin cambio comunicacional?" - Antonio Calasich





"Información y comunicación para crear lo público democrático" - Erick Torrico
 
posted by La Vero Vero at 2:54 p. m. | 0 comments